Incendios

En un país que prima de manera creciente la seguridad en ciudades, edificios y redes de transporte, se producen cada año 800.000 accidentes domésticos, dato que apunta al hogar como uno de los principales y más peligrosos escenarios de accidentes: una chispa, un cigarro mal apagado, un cortocircuito o una sartén olvidada en la cocina pueden ocasionar un incendio en cualquier vivienda.

 

 

En España se producen a diario entre 50 y 80 incendios domésticos

En Europa mueren anualmente 4.000 personas a causa de los incendios y en España esta cifra ronda los 150 fallecidos; a diario se producen entre 50 y 80 incendios domésticos, que en el 90% de las casos se extinguen sin provocar víctimas. No saber cómo reaccionar llegado el caso puede hacer que un pequeño fuego acabe en tragedia.

Más vale prevenir

  • Instale en su casa un detector de humo, dará la alarma de incendio con el tiempo suficiente para despertar y huir antes de que sea demasiado tarde. La instalación es sencilla y apenas necesita mantenimiento. El mejor lugar para colocarlo es el pasillo, donde puede ser escuchado desde toda la vivienda. En el mercado puede encontrar una amplia gama que comprende desde los icónicos -sensibles ante los humos invisibles-, los termovelocímetros -sensibles ante los cambios de temperatura-, los ópticos -sensibles a los humos visibles- y, finalmente, los detectores que actúan ante la presencia de llamas. También son útiles los detectores térmicos que avisan cuando se alcanza el máximo de temperatura fijado previamente. Todos los detectores deben estar complementados con indicadores como luces de aviso o sirenas.
  • Tenga un extintor portátil en casa y aprenda a usarlo. Puede evitar que un fuego pequeño se convierta en un gran incendio. Colóquelo en lugar visible y fácil de alcanzar. Asegúrese de su funcionamiento y de que esté siempre cargado.
  • Los niños pequeños sienten una curiosidad natural por el fuego. Lo que empieza como exploración natural puede acabar en tragedia. Según el organismo para incendios de Estados Unidos, la tercera parte de los incendios en los domicilios que causan muertes infantiles se originan por niños que juegan con mecheros u otro tipo de materiales inflamables. Es importante no dejar solos en casa a los niños pequeños, ni siquiera por breves intervalos de tiempo.

Instalación eléctrica. Peligro de cortocircuito

  • Revise la instalación eléctrica y cambie los cables estropeados. No realice empalmes provisionales.
  • No sobrecargue los enchufes con aparatos electrodomésticos. El paso de la corriente produce calor y un aumento excesivo de éste puede llegar a inflamar el plástico que recubre los ladrones, ya sean los de pared o los que llevan incorporados un trozo de manguera, pudiendo producir un incendio.
  • Nunca ponga un pañuelo encima de las lámparas para atenuar la luz, puede provocar un incendio.
  • Si nota olor a tostado, revise y localice el origen, puede tratarse de un sobrecalentamiento de la instalación eléctrica que originará un peligroso cortocircuito o un incendio.
  • Si usa calefactores eléctricos procure no utilizar cables alargadores. No los utilice para secar ropa o calzado ni los coloque cerca de cortinas, muebles y otros materiales combustibles.

En la cocina, extreme la precaución

  • No use una prenda de vestir con manga larga o prendas anchas cuando cocine. Pueden prenderse fuego o voltear recipientes y provocar quemaduras.
  • Mantenga limpia la campana extractora. La acumulación de polvo y grasa en los filtros prende con facilidad si llega a producirse un pequeño fuego.
  • Si se incendia una sartén, apague la campana extractora, tápela con un paño húmedo o una tapadera. La falta de oxigeno hará que se apague solo. Nunca eche agua.
  • Extreme las precauciones si almacena líquidos inflamables como gasolina, acetona, benceno, thinner (disolvente para lavados), alcohol, aguarrás, cemento de contacto o queroseno. Estos líquidos forman vapores invisibles explosivos que pueden encenderse por una chispa a una considerable distancia del recipiente. Deben almacenarse fuera de la casa, alejados de fuentes de combustión, lejos de los niños, en envases bien identificados, que no sean de vidrio, y bien cerrados.
  • Conserve, además, las salidas de humos y entradas de aire bien limpias, y libres de grasa.
Está aquí: Inicio :: Áreas de trabajo :: Incendios

Empresas colaboradoras

Nuestras Ofertas